Sonia Liliana Vivas Piñeros

¿Feminazi?

En 1992 Rush Limbaugh, periodista conservador estadounidense, publicó un libro titulado Cómo deberían ser las cosas; allí acusaba a las mujeres que defendían el derecho al aborto de perpetradoras de un nuevo holocausto en tanto agenciaban una nueva forma de exterminio, catalogándolas con un término que Tom Hazlett, amigo suyo y profesor de economía en la Universidad de California, había empleado antes en uno de sus ensayos para referir a cualquier mujer que, según él, resultara “intolerante”: feminazi. Si se hace análisis literal, el título de ese libro, de entrada, da la pista del lugar desde el que se escribe, se piensa el mundo y, por supuesto, la posición de la mujer en esas apuestas.

Feminismo interseccional - America Latina

En 1989 la abogada y docente afroestadounidense Kimberlé Williams Crenshaw, habló de la interseccionalidad; en plena finalización de la era Reagan marcada por el conservadurismo extremo, utilizó este término para hablar de la injusticia social desde una arista que ya era explorada, pero, sin la difusión, ni la fuerza política suficiente: El cruce del racismo y el sexismo como causa de explotaciones, desigualdades y violencias, desde múltiples dimensiones, de manera particular contra las mujeres.

La cultura machista y patriarcal.

Cuando en su obra El segundo sexo (1949), Simone de Beauvoir crea su poderosa frase “no se nace mujer, se llega a serlo”, inspira a mujeres que, como yo, hasta hace un par de años, sin nacer feministas, llegamos a serlo. Y fue porque, en la tarea de luchar por construir un mundo diferente, ser feminista, es una de las opciones más potentes.

Suscribirse a RSS - Sonia Liliana Vivas Piñeros