Pekín informa: feminismos y militancias en Clemencia Lucena

Clemencia Lucena

María Sol Barón Pino

descargar pdf

Encuentros con Lucena

La primera vez que conocí el trabajo de Lucena fue en 1994 cuando estudiaba artes plásticas en Los Andes y tomé una clase llamada Estéticas Postmodernas. Allí se discutían temas y teorías sobre el arte, la cultura y la filosofía contemporánea en relación a la Postmodernidad, un término en boga durante aquel tiempo. Entonces se leían a autores como Lyotard y Habermas, pero también a pensadores latinoamericanos como Nelly Richard, Beatriz Sarlo y Néstor García Canclini. Habían pasado dos años de la exposición de arte llamada Ante América que se realizó en las salas del Banco de la República con motivo de la conmemoración de los quinientos años del encuentro entre el viejo y el nuevo mundo, en la que se exhibieron obras de Guillermo Gómez Peña, María Teresa Hincapié, Antonio Caro, José Bedia y Francisco Elso, entre otros. Paralelamente se realizó un simposio donde estuvo como ponente Gerardo Mosquera; por supuesto, uno de los conceptos más debatidos fue el de la “postmodernidad”, como también el de la “identidad” del arte latinoamericano, con los cuales me fui poco a poco familiarizando. A través de la exposición y encuentro pude empezar a entender más o menos donde estaba parada, y enfrentarme con la decisión de estudiar arte.

Así, la clase que ofrecía Sergio De Zubiría, Estéticas Posmodernas, parecía ser un espacio propicio para profundizar en temas de actualidad; efectivamente fue un lugar en el que se abordaron temas de filosofía política y estética contemporánea, y con mis compañeros de arte tratábamos de comprender y leer desde ahí las prácticas artísticas del momento. Aprendí lo que era un protocolo en filosofía; en cada clase un estudiante compartía un texto que reseñaba lo sucedido en la clase anterior, y no se me olvida la vez le tocó el turno a un compañero de artes, quien llegó vestido de smoking, bien arreglado y peinado, y se sentó solemnemente a leer su protocolo mientras los estudiantes y el mismo profesor intentábamos reprimir nuestra risa y comportarnos con la formalidad requerida.


Primero de mayo revolucionario
”leo 1977 160 x 130 cm, Clemencia Lucena,Catalogo de la exposición “Clemencia Lucena.Pinturas”
Editorial Bandera Roja 1979, Fotografías del catalogo: Eduardo Bastidas y Danilo Vitalini

En una de las clases, luego de presentar y discutir a alguno de los autores estudiados, De Zubiría nos presentó las obras de una artista colombiana que representaba escenas protagonizadas por obreros y trabajadores sonrientes, vigorosos, que parecían participar de manifestaciones y protestas sociales. A algunos de nosotros, especialmente los estudiantes de arte, nos parecían increíbles estas pinturas al óleo: era una propuesta alejada de nuestra concepción del arte, los trabajos eran excesivamente claros y explícitamente políticos, ya que daban poco espacio a la interpretación –desde nuestra mirada joven sobre el arte-. Nuestro profesor nos señalaba que estas pinturas habían sido representativas del arte de los años setenta en Colombia, y el asombro fue mayor cuando nos contó que esa pintora, llamada Clemencia Lucena, había sido una estudiante de arte de la misma universidad donde nos encontrábamos1. Nos contó también que en los años setenta todo estudiante debía participar abierta y activamente en política, ese era el deber ser, y mencionó la fuerza que tuvo el maoísmo en los movimientos estudiantiles; de ahí la militancia de Lucena y tantos otros estudiantes y profesores de Los Andes en el MOIR –sigla que traduce Movimiento obrero independiente revolucionario, fundado en 1969. En suma, intentaba darnos un panorama del contexto de la producción de la obra.

De Zubiría presentaba con amplitud las teorías y autores de estética contemporáneos, pero al parecer no estaba tan al corriente sobre la producción artística más reciente, o al menos sobre otras formas de relación posible entre las prácticas artísticas y la política después de los años setenta. Así, ocho días después el turno de presentación del tal protocolo estaba a cargo de mi amiga Claudia Cassais, quien decidió incluir en su presentación la obra de artistas latinoamericanos contemporáneos, entre otros, los que habíamos conocido en Ante América, quienes, palabras más palabras menos, hacían una apuesta política desde el arte por medio de unas estrategias más poéticas, y a través de unos procesos que involucraban más la experiencia de los artistas que los idearios políticos de un partido; en suma, trabajaban desde lo que Ana María Guasch más adelante llamaría la micropolítica, o lo que otros llaman ahora corpopolítica.

En aquel momento yo no comprendía nada de militancias partidarias, ni sabía mucho de las izquierdas en Colombia, la única relación cercana que había tenido con el tema, había sido a través de las historias que me contaban mis papás y familiares sobre una tía que había militado en el Partido Comunista Colombiano, y que había muerto cuando yo tenía tres o cuatro años. Tampoco tenía idea de qué significaba ser artista comprometido o hacer un arte comprometido, no estaba enterada de la diferencia entre la opción de comprometerse políticamente, pero defender la libertad creativa, o entre hacer un arte al servicio de una ideología, y menos de que podía haber nuevas relaciones o definiciones para entender los lazos posibles entre la política y el arte. En todo caso, fue en esa clase, y debido a la coincidencia entre Lucena, mi profesor y la relación con la Universidad de los Andes, que empecé a entender algunas de las relaciones entre los dos conceptos, relaciones que sin querer, y sin saber incidían y repercutían de una u otra manera en cómo cada artista enfrentaba su propia práctica. No sé en qué proporción, tiempo y forma esa clase y las discusiones que allí se desencadenaron pudo haber afectado mi mirada sobre el arte; en todo caso en aquellos años noventa no había un deber ser ni político ni artístico, o por lo menos no había una forma en que lo uno u otro debiera ser.

Durante el periodo de estudios nunca volví a escuchar el nombre de Lucena, ni en las clases de literatura, ni en las de filosofía y tampoco en las de arte, además porque, entre otras cosas, no existía en ese momento una clase dedicada a estudiar el arte en Colombia. En cambio, me acuerdo que me encontré de nuevo con las obras de Lucena, entre ellas una de las que De Zubiría nos había mostrado, en la Enciclopedia Salvat de Historia del Arte Colombiano. En algunos de los capítulos sobre el arte del siglo XX aparecían las reproducciones a full color de tres obras: un dibujo hecho a partir de noticias de las reinas de belleza, una témpera donde aparecía un obrero con los cuatro capitanes del marxismo internacional en el fondo –Marx, Lenin, Stalin y Mao-, y un óleo con el estilo político que nos había mostrado De Zubiría, donde se veía a un par de hombres sobre el techo de una casa o un muro alzando una bandera del MOIR. Tiempo después de graduarme me encontré con algunas obras en algunas exposiciones temporales del Museo de Arte de la Universidad Nacional y el de Arte Moderno de Bogotá; eran los originales que la enciclopedia Salvat reprodujo y que hacían parte de las colecciones de estas dos instituciones. 

Lucena siguió siendo para mí un personaje curioso dentro del arte colombiano, demasiado radical no sólo en su propuesta pictórica, sino también en sus textos sobre arte y cultura; pero en todo caso era una figura que no pasaba desapercibida, me generaba preguntas, dudas y reflexiones. Cuando empecé a dar clases de historia del arte me gustaba mostrar al menos un par de trabajos de Lucena a los estudiantes, y proponer la lectura de una de sus críticas más radicales titulada “Formas Puras y Formas Políticas”, en la que desarrolló un ataque a la mayoría de propuestas presentadas en el Salón Nacional de 1971. Según Lucena los trabajos se podían clasificar en tres grandes categorías: los artistas de la derecha, los de la falsa izquierda y los de la verdadera izquierda, donde incluía a sus amigos y, lo mejor de todo, se incluía a sí misma como una tercera persona. La reacción que generaba su obra y sus textos era semejante a la mía años atrás, al principio, sospecha, luego curiosidad –con cara de “¿y cómo es que esto ha sido posible?”- pero finalmente generaba inquietudes; su figura permitía abordar la discusión central en los años setenta: Qué papel puede jugar el arte en los procesos de cambio y trasformación social que se viven en América Latina. 

Como tantos artistas colombianos que involucraron temas o procesos políticos, la obra de Lucena ha sido desplazada por buena parte de la historiografía del arte local, que pareciera querer desconocer la visibilidad e incidencia que tuvo en el campo del arte en los años setenta. Al parecer sus propuestas artísticas e ideológicas no han sido consideradas legítimas en la tradición historiográfica colombiana, exceptuando unos pocos casos2. Su invisibilidad ha correspondido a un escenario en el que las prácticas artísticas locales se fueron despolitizando entrada la década del ochenta extendiéndose hasta parte de la del noventa, lo cual a su vez coincidió con una escenario de represión y de macartización hacia las izquierdas y a una falta de garantías para su participación política real que las condujo a una radicalización y polarización al interior de sus propios grupos. Así las izquierdas en Colombia entraron en una crisis alimentada por una estrategia de deslegitimación desde distintas instancias, de la cual todavía no se han podido recuperar. Sin embargo, en los últimos años ha resurgido un interés por recuperar esa historia de las izquierdas3, que coincide en el campo del arte, con el interés por investigar los procesos de varios creadores visuales que participaron en procesos dirigidos a un cambio social en aquel tiempo; recientemente han emergido investigaciones sobre algunos autores que participaron de la producción de una arte político de izquierda como el Taller 4 Rojo, Pedro Alcántara, y Clemencia Lucena4, entre otros.

Resulta realmente apasionante estudiar y analizar la participación de Lucena en esas discusiones; su papel fue central debido a una reflexión disciplinada y escritural que se difundió en varios de los más importantes periódicos de circulación del periodo comoEl TiempoEl PuebloVanguardia Liberal y El Diario del Caribe, entre otros. 

También es fascinante cómo esta artista enlazó en un solo cuerpo tres campos de acción: trabajo plástico, propuesta crítica y militancia de partido, campos en los que optó por una postura radical ante la realidad social y cultural en Colombia. Por último, al estudiar la obra completa de Lucena se vislumbran nexos y aproximaciones hacia temas feministas en Colombia, al reinterpretar imágenes que desde la prensa contribuyen a la construcción social de lo femenino, tema que coincide con otras propuestas artísticas como la de Beatriz González, Mariana Varela y María de la Paz Jaramillo. Luego, cuando Lucena empezó a militar políticamente hizo un giro hacia los temas de luchas protagonizadas por la clase obrera y el movimiento campesino especialmente. Aún ha estado pendiente un análisis sobre ese cambio y las circunstancias que acompañaron ese desplazamiento de actores en la obra de Lucena. A partir de la invitación que me han hecho para Vozal, intentaré en las líneas siguientes plantear una aproximación al tema tomando algunas obras claves que permiten apuntalar una interpretación de cómo sucedió tal transformación en Lucena, cómo fue subordinado el tema de la representación de la mujer en los medios impresos por otras problemáticas sociales, lo cual estuvo acompañado de una obra escrita y crítica militante que desarrolló desde 1971.

* * * *

La obra plástica de Clemencia Lucena se divide en un antes y un después de su filiación política al MOIR. En la primera etapa, que podemos ubicar entre 1967 y 1971, la artista realizó una caricaturización de las noticias de prensa social en la que le interesaba señalar la forma como desde ahí se construían los imaginarios sobre el papel social de la mujer; a través de estrategias de la caricatura señalaba el papel que jugaban los medios en la construcción de comportamientos de género. La segunda etapa, que inicia en 1971, las obras evidencian un cambio hacia la estética maoísta para desarrollar un programa visual en directa relación con su militancia de partido y construye una imagen de la realidad política desde la perspectiva del MOIR. La producción de uno y otro momento fue visible dentro de los escenarios de circulación del campo artístico colombiano desde 1967 hasta el momento de la última exposición individual realizada en 1979.

Caricatura y feminismo

Lucena surge en el escenario del arte en 1967, a través de una muestra en la Galería Grifo Negro titulada Gente común y corriente, donde exhibió un par de trabajos en los que deforma la realidad; los personajes y figuras han tomado una apariencia monstruosa que recuerda al feísmo que desarrolló Fernando Botero en sus interpretaciones de la Monalisa y el Niño de Vallecas. De ahí en adelante realizó obras sobre las figuras sociales que son noticia de prensa; estos trabajos pueden considerarse una versión artística que actualiza cierta producción visual del siglo XIX: la caricatura social desarrollada por dibujantes como José María Espinosa o Ramón Torres Méndez alrededor de 1850. Si ellos se dedicaron a cargar y satirizar personajes y escenas pintorescas de la Santa Fe de Bogotá de aquel tiempo a partir de una observación directa, a Lucena en cambio le interesaron las representaciones que la prensa hacía de las reinas de belleza y las mujeres de las clases medias y altas, sin efectuar un trabajo de retrato o caricatura directa.

Así como hubo unas condiciones que hicieron posible el surgimiento de obras de Espinosa o Torres Méndez, y que corresponden a una mirada y visualidad propia del siglo XIX, vale la pena también preguntarse por el contexto que hizo posible que surgieran obras como las de Lucena en la segunda mitad del siglo XX. En ese sentido es legítimo preguntarse sobre la forma en que germinó el feminismo de segunda ola Colombia, la cual toma fuerza en la década del setenta con experiencias como las de La casa de la Mujer en la que participan varias líderes del movimiento feminista que conducirá a varios proyectos como Cine Mujer y a la organización del I Encuentro de feministas de América Latina y el Caribe realizado en Medellín en 1981. En todo caso en los años sesenta sucedieron una serie de acontecimientos que renovaron el comportamiento femenino: en 1961 se aprobó la venta pública de la píldora anticonceptiva en Estados Unidos y en los años siguientes se puso de moda la minifalda, dos indicadores del reclamo de autonomía y del cuestionamiento sobre control de la sexualidad y el cuerpo femenino. En 1966 se fundó, también en EUA, la Organización Nacional para las Mujeres (traducción de NOW -National Organization for Women) una de las organizaciones feministas más importantes hasta hoy día.

Entre las señales del contagio de aquel feminismo en Colombia se encuentra la actitud y comportamiento de María Victoria Uribe, representante por Bogotá en el Concurso Nacional de la Belleza en 1968. La reina asumió actitudes provocadoras y expresó “opiniones lanzadas, frente a temas que hoy son tabú dentro del Concurso, como el aborto y el amor libre. I´m a virgin, sostenía el letrero de una gorra con la que posa para los fotógrafos, a los que se aparece más tarde en vestido de baño pero con una ruana encima, el pelo cortado a lo Mia Farrow y descalza, en un delicioso arranque de irreverencia.” Los medios de comunicación cedieron sus espacios para comentar los gestos de arrojo de la reina designada por el Alcalde Virgilio Barco, y defendió porque “quería una reina inteligente”. Mientras que la misma reina declaró que ‘La mujer bella es la que vive su vida, que no se preocupa solo por la belleza física y por estar bien vestida. La mujer bella de hoy es la inconforme con los estatutos, con las normas dictadas y toda esa cosa…..’, (Salamanca, 2006)

Así, el caso de la señorita Bogotá en 1968, excepcional en el reinado de Nacional de la Belleza, representaba la inconformidad de un grupo de mujeres hacia las demandas tradicionales de comportamiento y belleza que la sociedad les imponía. Ese descontento y cuestionamiento se vislumbra en el trabajo que comienza Clemencia Lucena en el mismo año 1968, y en el que asume una postura crítica hacia las notas de prensa que perpetúan tal pensamiento; su proceso implicaba una apropiación, una edición e interpretación gráfica de la prensa con la que construyó una serie de dibujos de apariencia infantil e indudablemente caricaturescos.

En un proceso semejante al fotográfico, Lucena selecciona, “enfoca”, y amplía un fragmento del periódico, que descontextualizado y montado en otro lugar adquiere una nueva lectura. Al principio, sólo selecciona las fotografías de las reinas o las solteras “codiciadas”, e incorpora en los títulos de las obras parte del texto que en la prensa las acompañan. En1970 empieza a incorporar dentro de la obra, al interior del marco, las citas textuales de la prensa, que en muchos casos aparecen fragmentadas, de modo que al espectador le toca hacer el esfuerzo de completar las frases incompletas, con lo que termina por transformar la lectura y sentido original de aquella literatura. En algunos trabajos se extraen los titulares de la noticia y en otros se toman las palabras de las propias mujeres que resaltan por su carácter cliché; prácticamente todas resultan siendo frases de cajón que, repetidas una y otra vez pierden su significado.

De repente en 1970 aparecieron unas piezas que corresponden a otro tipo de noticias, que involucran frases de políticos conocidos como Carlos Lleras Restrepo o sobre Richard Nixon, así como copys de la candidatura de Misael Pastrana para la presidencia, las cuales anuncian un pequeño cambio. En 1971 también algunas obras parodian las frases de representantes del catolicismo en informaciones de prensa; como las primeras obras, éstas parten de notas de prensa, pero están relacionadas con otros agentes de la sociedad con peso y presencia en los medios.

Resulta llamativa la obra que parte del copy de uno de los diseños publicitarios de Misael Pastrana que circuló en El Espectador, y que decía “La mujer gana con Pastrana”. En la publicidad original la frase iba acompañada de la imagen de una mujer joven que mira hacia al horizonte y alza a su hijo con sus brazos (Barón y Ordoñez, 2011). Es posible que en el mismo periódico o en El Tiempo, aparecieran notas periodísticas que citaban literalmente este copy, y si no hubo un traslado idéntico de esta imagen, el trabajo de Lucena consistió en editar la frase y dibujar encima un conjunto de tres mujeres jóvenes y bien vestidas, similares a la mujer de la publicidad mencionada. En todo caso, parece haber en la obra de Lucena un interés por resaltar la manipulación de la participación de la mujer en las elecciones, y el marcado interés que el derecho al voto de la mujer empezó a adquirir a tan solo dieciséis años desde su legislación. La obra en todo caso apunta a cuestionar aquel papel, tradicionalmente otorgado a la mujer de sujeto de control moral, y ahora político activamente dentro de la sociedad. Lucena amplía así su crítica a la representación de la mujer como sujeto ejemplar y moralizador, papeles que le ha impuesto una sociedad patriarcal y católica, asuntos que suelen ser aprovechados por los políticos y sus publicistas. En suma, esta obra marca el momento de transición de Clemencia Lucena hacia el de mayor compromiso político.

Diamantes para la eternidad

Clemencia Lucena ca 1971, Diego Arango, Archivo personal del artista

 

Ahora bien, antes de seguir con la segunda etapa quisiera hacer un paréntesis para describir y analizar una fotografía de Clemencia Lucena que fue tomada por el artista Diego Arango, uno de los fundadores del Taller 4 Rojo, y que al parecer es de 1971. La imagen es formalmente cercana a las de las fotografías que tomaban los fotocineros de la séptima en Bogotá, sólo que en este caso la protagonista se ha detenido conscientemente para protagonizar una escena que dialoga con los intereses visuales y culturales que ha desarrollado en su obra.

Lucena se presenta posando en medio de una calle, con una moda hippie delante de una calle de comercio que, según Arango, pertenece a un pueblo o ciudad de la costa colombiana. Con su brazo izquierdo abraza a un maniquí publicitario que representa a James Bond, el detective más sexy y atractivo del cine norteamericano, quien en esta ocasión anuncia la venta de prendas masculinas; sobre cada uno de los números que identifican al agente, se han colocado las palabras “vestidos”, “camisas” y “calzado”. Al otro lado está la artista con su cabello recogido en dos trenzas, lleva una camisa blanca manga larga, un blue jean ancho y carga en su mano derecha una mochila. El gesto de la artista es sobrio, libre de la coquetería propia de una chica Bond, mientras que el detective, con el gesto varonil que lo caracteriza, va vestido con un smoking de chaqueta blanca muy elegante, y alza con su mano derecha una pistola; el vestuario y rostro corresponden al protagonista de Los diamantes son eternos (1971). La fotografía fue tomada en el año en que Lucena empezó a abandonar su interés por la representación de lo femenino en los medios de comunicación, e iniciaba una obra abiertamente política. Y sin embargo, este documento nos confirma el interés que Lucena tenía, y continuó teniendo posteriormente, hacia el poder de interpelación que tiene la imagen, ya sea de prensa, publicitaria, y por correspondencia, política, que será en la que invertirá toda su energía trabajo desde ese año. 

El cambio de estilo surge cuando Lucena entra a la militancia en el MOIR, cuya ideología política y estética incide en el cambio de sus representaciones y protagonistas; desaparece la crítica social del primer periodo para así construir imágenes que materializan los anhelos sociales y revolucionarios de Lucena y de sus compañeros de lucha, con las que buscaría interpelar a las masas que son al tiempo su objeto de representación.

Militancia y realismo

Huelga en Bogota leo 1978 160 x 130 cm, Clemencia Lucena, Catalogo de la exposición “Clemencia Lucena. Pinturas” Editorial Bandera Roja 1979, Fotografías del catalogo: Eduardo Bastidas y Danilo Vitalini

En la última etapa de la obra de Lucena hay dos trabajos que representan el papel de la mujer en la revolución. Por un lado estáHuelga en Bogotá (1978)

una pintura hecha en óleo donde se muestra una escena rutinaria, al tiempo que excepcional, de un grupo de trabajadores en huelga; el grupo de hombres se ubica a la izquierda, los reconocemos por sus uniformes, sus botas y por su presentación como un grupo unido y solidario. A la derecha los acompañan tres mujeres que han improvisado una cocina al aire libre; sobre una mesa a la izquierda descansa un escurridor de platos con loza que está secándose, adelante unos palos de madera acaban de ser traídos por alguien en una carretilla, a la derecha hay un tanque de agua y una olla gigante, mientras un costal de papas se sostiene delante del mesón donde ellas pelan sobre un platón unas yucas. Las tres mujeres, al igual que varios de los hombres nos miran y sonríen sosegadamente. Detrás de las primeras un muro de ladrillos ha sido pintado con pintura roja la frase “Viva la huelga”. 

La obra no da mayores pistas de si la autora partió de un hecho real; Lucena recurre a la estética del realismo social para abordar un tema local y mostrar los logros de la lucha obrera sindical que se presenta en abstracto. Se trata de un suceso atemporal, que sólo refiere a la ciudad en la que se desarrolla a través del título. Como en la mayoría de sus obras, la lucha se presenta como un éxito, en la que los obreros o campesinos se exhiben siempre victoriosos; la obra invita a una plena identificación de los espectadores con la escena, y evita evidenciar algún gesto de desilusión o preocupación en el semblante de los protagonistas ante la difícil situación que implica la realización de cualquier huelga. 

Al parecer esto era lo que molestaba a los artistas y críticos independientes, como a los simpatizantes de otros sectores de la izquierda: la “comodidad” de las escenas de Lucena, y lo alejado que resultaban sus representaciones de la realidad y vida de la clase obrera. Imaginémonos como espectadores en 1979 en la Galería Garcés Velásquez viendo la exposición Clemencia Lucena. Pinturas que mostraba una selección de trabajos de la artista realizados en los últimos tres años del estilo de La Huelga en Bogotá. La muestra sucedía dentro del contexto del Estatuto de Seguridad y de la criminalización de la protesta social que efectuó el gobierno de Julio César Turbay Ayala; algunos de los sectores izquierdistas, los anarquistas y los independientes reaccionaban en cólera hacia la mirada idealizada de los movimientos sociales de Lucena, mientras que otros sólo veían en ellas un gesto de ingenuidad. En cambio para los amigos de Lucena y militantes del MOIR como Conrado Zuluaga (1979) -autor del texto del catálogo de la exposición- tanto Huelga en Bogotá como los otros once trabajos que componían la muestra eran el mejor ejemplo de un arte revolucionario, incluso Zuluaga señaló que la muestra debió tener un titulo mejor “El color de la lucha”.

En un día de movilización (1979)


En un día de movilización
”leo 1979 130 x 80 cm, Clemencia Lucena, Catatogo de la exposición “Clemencia Lucena.
Pinturas” Editorial Bandera Roja 1979, Fotografías del catalogo: Eduardo Bastidas y Danilo Vitalini

es una obra que también participó en esa exposición individual de Lucena; allí la artista representó a una mujer joven, delgada y bien vestida, que luce una camiseta beige con una estrella revolucionaria roja y alza en sus hombros a un niño, al parecer su hijo. La mujer ha sido aislada del contexto de la supuesta marcha que sugiere el título; el fondo es un plano de color café neutro y no hay un contexto temporal o espacial que indique dónde o cuando sucede la historia. 

Estas dos obras de Lucena revelan dos cosas que parecen diferentes pero que están necesariamente enlazadas. En primer lugar, demuestran lo alejado que parecía estar el realismo social de la propia realidad obrera y campesina que la pintora pretendía representar. Para comprender tal distanciamiento de las realidades de las clases por las cuales el MOIR invitaba a luchar, resulta valioso un fragmento del relato que María Cristina Suaza (2009), una exmilitante del partido maoísta y posteriormente líder de la segunda ola feminista en Colombia: 

“En ese tiempo, este partido (el MOIR) estaba dividido entre los que trabajaban con los obreros y los otros que nos llamábamos el Frente de Intelectuales Revolucionarios. Bueno, dizque éramos intelectuales porque sabíamos leer, escribir, teníamos trabajo y profesión. […] Intentaba sentir que pertenecía al MOIR y leía juiciosamente a Mao, a Lenin, a Marta Harnecker, pero ni cuando leía juiciosamente estos autores ni cuando oía a mis compañeros, así fueran mujeres, podía encontrar algo que tuviera que ver con mi vida común y corriente, con mi cotidianidad. Siempre estábamos hablando de los obreros, de los campesinos, o criticando a la pequeña burguesía y a los burgueses. Aparentemente, los militantes y revolucionarios éramos una cosa muy especial, no nos cobijaba ninguna de esas otras categorías.”

Esta crónica muestra las dificultades metodológicas y operativas del partido moirista, y permite vislumbrar el largo trecho que existía entre la realidad y la pintura de Lucena, y gran parte de sus amigos pintores y compañeros de lucha. 
Por otra parte, las obras ya descritas de Lucena, revelan la concepción que impulsaba el MOIR sobre el papel que debía cumplir la mujer en el proyecto revolucionario: su función es la de cualquier obrero o trabajador más, que participa de la protesta y la lucha; no existía la posibilidad de que se pudiera discutir sobre la relación que había entre opresión y explotación, y la reproducción de los valores patriarcales al interior de su organización. En suma, combinar las formas de lucha obrera y de género no estaba en la mira del MOIR, ni de Lucena. Esta posición fue un lugar común en los partidos comunistas y socialistas de Colombia y otras partes del mundo; según Sylviane Dahan (2006), una analista contemporánea del tema, la historia de las relaciones entre el feminismo y el movimiento obrero ha sido turbulenta y tempestuosa, una especie de relación pasional en la que no ha salido bien librado el primero; en general,los partidos comunistas siempre han considerado al movimiento feminista una amenaza para la unidad de la clase obrera. El MOIR no fue la excepción, su cerrada visión de la lucha de clases, en la que el obrero y el campesino eran considerados los únicos sujetos históricos de la revolución, excluyó la posibilidad de discusión sobre cualquier tema de género, y Clemencia Lucena siguió juiciosamente ese derrotero.
En un escrito de Lucena, inédito durante mucho tiempo, la artista planteó claramente lo que el arte revolucionario no debe representar. 
Si el artista sólo representa “la represión, la persecución, las matanzas, en síntesis, la derrota, toda la derecha aplaude alborozada su obra porque sirve a un importante objetivo del imperialismo norteamericano y de sus lacayos en nuestro país: mostrar como peligrosa e inútil la justa lucha de los pueblos, señalar como inevitable su derrota y hacer una apología completa de la represión fascista”. Quien opera de esta manera es un artista “abiertamente contrarrevolucionario” (Barreiro, 2009)

Concluye que la única opción que le queda al artista verdaderamente revolucionario es mostrar la otra cara de la lucha de clases: la victoria. Este texto devela que para Lucena era necesario representar aquello que pudiera interpelar al espectador en la “realidad” del proyecto revolucionario; Lucena era consciente de cómo las imágenes participan activamente en la construcción de la realidad social y son capaces de comunicar una idea con fuerza a partir de un encubrimiento y de una verdad dicha a medias. Esto es, Lucena fue convenciéndose de la performatividad de la imagen y de la capacidad de interpelación de la visualidad en la trasmisión ideológica. Justamente esto es lo que explica la firmeza de la artista en rechazar la representación de los hechos y la crisis social visible y comprobable que otros artistas denunciaban. Lucena comprendía ampliamente el papel del arte y la imagen en la construcción de realidad y, en ese sentido encuentra que el papel del artista es presentar imágenes de la revolución y de la transformación deseada como si fueran un hecho comprobable. En el arte y en la pintura lo importante no es sólo lo que se dice, sino lo que no dice y se encubre a través de lo evidente, así, su crítica y su producción escrita propone frases que dicen verdades a medias, y oculta algunas ideas que en todo caso pueden leerse entre líneas.

En ese orden de ideas, una interpretación sobre los procesos de creación de Lucena, de principio a fin, permite enlazar los trabajos de la primera etapa con los de la segunda; así como la artista toma las imágenes de las reinas, novias, señoritas de sociedad, a través de una imagen ya mediada, interpretada y construida desde la prensa, es bastante probable que, siguiendo esa dinámica de apropiación, tomara como punto de partida productos visuales ya listos sobre el mundo campesino, obrero y sindical para reconstruirlos en sus obras. Es decir, al observar con detenimiento su trabajo del periodo militante y en particular aquel dedicado a la defensa de la recuperación de tierras por parte de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos -ANUC–, pareciera que Lucena no partió de modelos reales de carne y hueso, sino de imágenes con las que se ha representado el campesino en las cartillas escolares y de lectura para adultos de los años sesenta, en suma, con los que aprendieron a leer y escribir personas de la misma edad de Lucena.


Vivan las marchas campesinas,
Clemencia Lucena, Catalogo de la exposición “Clemencia Lucena.
Pinturas”, Catalogo XXIII Salón Nacional de Artistas 1972-1973

Por ejemplo en Vivan las marchas campesinas (1971) la pintora retrató en tinta china y témpera a una pareja de campesinos de la manera como cualquier habitante de la ciudad los imagina a partir de las representaciones visuales construidas e inventadas exóticamente sobre ellos; el hombre lleva sombrero y poncho, usa una camisa blanca de manga larga y un pantalón de dril hasta la mitad de la pantorrilla, mientras la mujer va con vestido con un tela de flores estampadas. Ambos calzan alpargatas de fique y lienzo, y juntos alzan una pancarta blanca en la que se lee en letra roja el lema “La tierra para el que la trabaja”, y si bien parecen participar de una marcha, no hay indicios de la multitud que debiera acompañarlos como tampoco del lugar en el que se lleva a cabo la protesta.

El estilo de Lucena corresponde a una localización de la estética del realismo socialista y de la teoría de las tres preeminencias en los que por algún tiempo este estilo se sustentó. Así, había que destacar a los personajes positivos entre todos los personajes representados, resaltar a los héroes entre todos los personajes positivos y por último, dar prominencia al héroe principal entre todos los héroes (Medina, 1978, p. 13). Es bajo esa concepción que se comprende el tipo de representaciones que sobre el tema campesino desarrollarían ella y sus colegas de partido, muchas de las cuales, por la forma y preferencia técnica, nos remite inmediatamente al tipo de ilustraciones que acompañan los textos escolares de aquella época, o a las láminas de tipos y costumbres del siglo XIX como las de la Comisión Corográfica; más que sujetos reales, partícipes de la lucha contemporánea, estas pinturas muestran arquetipos de campesinos que habitan paisajes sin lugar o época particulares.

* * * *

Para resumir, el proceso de artístico que Lucena desarrolló entre 1967 y 1983 muestra una comprensión del papel que ha jugado la imagen y los medios de comunicación en la construcción de lo real. Su propuesta implicó en un primer momento la apropiación de fotografías y artículos de prensa que alteraba, cargaba y satirizaba a través del dibujo en lápices de color. Más tarde desarrolló un trabajo que desembocó en la realización de pinturas al óleo, difundidas litográficamente como materiales gráficos que sirvieron para divulgar los ideales políticos y estéticos del MOIR, partido en el que militó desde 1971 hasta el final de su vida en 1983. De esa forma, su obra resume la imagen de una serpiente que muerde su propia cola. En sus inicios, en una actitud crítica, la artista realizaba dibujos caricaturescos que partían de información que circulaba en la prensa de los años sesenta, y que funcionaban como una denuncia o un señalamiento crítico que circuló dentro del campo artístico, sin tener una directa incidencia en la transformación social. Sin embargo, poco a poco, y a medida que se fue comprometiendo con la militancia de partido, desarrolló una producción visual cercana a la que en principio fue su objeto de crítica; Lucena construyó imágenes que implicaban la difusión de una idea política que evidentemente implicaban y evidenciaban una postura ideológica frente a lo real. Con sus últimas pinturas, y la conversión de éstas en material de propaganda, lo que buscaba era “construir” una realidad que partía más del deseo, de lo que la autora y su grupo político anhelaban de la realidad colombiana, que de hechos reales y concretos. Por ello, puede afirmarse que en su obra es de vital importancia una categoría como la representación

Al estudiar su trabajo se pone en evidencia la fabricación de significado cultural que producen las distintas formas de visualidady se comprende como la imagen es un artefacto que hace posible la transferencia social de conocimiento y simbolicidad; las imágenes son fuentes de significado cultural, e impactan en la vida social de una colectividad, preservando y consolidando, o cuestionando las formas simbólicas hegemónicas. 

1 Tiempo después supe que Lucena vivió durante mucho tiempo en un conjunto residencial aledaño a la Universidad de los Andes que se llamaba Torres Jiménez de Quesada, pero que la década del setenta eran mejor conocidas como “Torres de Pekín” por la cantidad e comunistas maoístas que en ellas vivían.

2 Empezando por La Enciclopedia Salvat de Historia del Arte Colombiano, cuya sección del siglo XX fue dirigida y escrita por Germán Rubiano. Y recientemente Carmen María Jaramillo ha incluido su trabajo en sus investigaciones sobre el arte de los años setenta, próximos a publicarse.

3 Entre otros los trabajos de Mauricio Archila (2003) Idas y venidas, vueltas y revueltas protestas sociales en Colombia 1958-1990, Bogotá, ICANH, y (2009) Una historia inconclusa izquierdas políticas y sociales en Colombia, Bogotá, CINEP.

4Del Taller 4 Rojo vale destacar por un lado el trabajo de Alejandro Gamboa titulado El Taller 4 Rojo: entre la práctica artística y la lucha social con el que ganó el VIII Premio de Ensayo Histórico, Teórico o Crítico sobre el Campo del Arte, de la Gilberto Alzate Avendaño en 2010, y que pronto saldrá publicado. Por otra parte está el proyecto curatorial que estamos desarrollando con Camilo Ordoñez (Equipo TransHistorIA) ganador de la convocatoria del IV Premio de curaduría histórica de la Fundación Gilberto Alzate Avendaño 2010, exposición que se realizará en abril de 2012. Sobre Pedro Alcántara, Adriana Ríos está desarrollando un trabajo centrado en su papel en el campo de grabado en Cali, Colombia. Y de la obra de Clemencia Lucena vale mencionar el trabajo que María Victoria Mahecha realizó en 2007 como tesis de la Especialización de Historia y Teoría del Arte Moderno y Contemporáneo y que tituló Clemencia Lucena, una artista…

Referencias

Arango, Diego (ca. 1971) Fotografía de Clemencia Lucena con maniquí publicitario de James Bond, inédito, archivo del artista.

Barón, María Sol y Ordoñez Robayo, Camilo (2011) “Editoriales visuales. Publicidad, gráfica y cine al final del Frente Nacional”, en Cuadernos MAVAE Vol. 6 N°2, pp. 117-151, Bogotá Universidad Javeriana. Artículo en línea:http://cuadernosmusicayartes.javeriana.edu.co/images/stories/revistas/RevistaV6N2/cmavae_volumen_6_numero_2_07_baron_maria_baja.pdf 

Berreiro, Carlos (2009) “Todo arte es un arte político” en Esfera Pública, consultado el 28 de agosto de 2011, http://esferapublica.org/nfblog/?p=1570 

Dahan, Sylviane (2008) “Marxismo y feminismo: las amistades peligrosas (entre movimiento obrero y feminismo)” en Anticapitalistas.org, consultado el 23 de agosto de 2011 http://www.anticapitalistas.org/node/3037

D’Atri, Andrea (2006) “Feminismo y Marxismo: más de 30 años de controversias” en Rebelión, consultado el 23 de agosto de 2011http://www.rebelion.org/noticia.php?id=7972

Lucena, Clemencia (1975) Anotaciones políticas sobre la pintura colombiana, Bogotá, Editorial Bandera Roja.

Mahecha, María Victoria (2007) Clemencia Lucena, una artista… Monografía de grado, Especialización en historia y Teoría del arte, Bogotá, Universidad de los Andes./p>

Medina, Álvaro (1978) Procesos del arte en Colombia, Bogotá Colcultura.
Salamanca, Juana “Un siglo de soberanas. Belleza colombiana” en Credencial Historia, edición 196, abril de 2006, consultado el 26 de agosto de 2011 en http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/revistas/credencial/abril2006/belleza.htm

Suaza Vargas, María Cristina (2009) Soñé que soñaba. Una crónica del movimiento feminista en Colombia de 1975 a 1982, Bogotá, JM Limitada.

Zuluaga, Conrado (1979) Clemencia Lucena – Pinturas, Catálogo Galería Garcés Velásquez, Bogotá, Editorial Bandera Roja.