El COVID19: Un paso más del desastre neoliberal