Comunicado 1 de mayo JUPA- Risaralda.

Pereira, Risaralda, 1 de mayo de 2019

El Partido del Trabajo de Colombia PTC regional Risaralda, integrante de la Alianza Verde, llama a conmemorar el 1 de Mayo Día Internacional del Trabajo y de la Clase Trabajadora

El Partido del Trabajo de Colombia PTC regional Risaralda se une una vez más este 1 de Mayo Día Internacional del Trabajo y de la Clase Trabajadora a marchar por la defensa de los derechos laborales de los trabajadores colombianos y en todo el mundo, ya que son la parte más débil en la relación laboral y en donde menos tienen garantías laborales en Colombia por toda la desigualdad social existente y la tercerización laboral, añadiéndole la cultura antisindical que hay en este país bajo el gobierno neoliberal de Iván Duque y Álvaro Uribe donde se persiguen a los sindicalistas violando el derecho de asociación sindical y libertad sindical. Siendo éste el gobierno más dócil a los intereses del imperialismo estadounidense que a través del capital financiero de sus monopolios viene a acabar con la producción nacional, pequeña y mediana a través de los Tratados de Libre Comercio TLC afectando seriamente a los trabajadores y peor aún, que Iván Duque quiere que Colombia ingrese a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos OCDE sin tener en cuenta que no es un país desarrollado con unos estándares económicos que brinde garantías laborales a los trabajadores y libertad de asociación sindical, violando los tratados y acuerdos internacionales estipulados por la Organización Internacional del Trabajo OIT.

Desde la apertura económica en 1990 con la implementación del modelo neoliberal en el país que comenzó por afectar la industria nacional y la producción nacional desacelerando el crecimiento de la economía, decía Francisco Mosquera, fundador del Partido del Trabajo de Colombia PTC: “Sin mano de obra barata no habrá neoliberalismo que funcione.”

Estamos por las reivindicaciones en defensa de la clase trabajadora colombiana que ha sido atropellada por este gobierno de Iván Duque y Álvaro Uribe que es la continuación de Uribe III en su máxima expresión autoritaria, fascista, neoliberal, privatizadora, reaccionaria, regresiva, ultraconservadora y ultraderecha con un pírrico aumento del 6% el salario mínimo $828.116 expedido por decreto 2451 del 27 de diciembre de 2018 cuando se concertó con los todos los gremios empresariales del país sin tener en cuenta todas las centrales obreras sindicales del país como la CUT. En palabras de Iván Duque: “ha sido el aumento del salario mínimo más alto de Colombia en los últimos 25 años”, sabiendo que para el año 2017 el aumento fue del 7% de $737.717 y del año 2018 del 5.9% de $781.242 sin desconocer la naturaleza neoliberal del gobierno anterior del ex presidente Juan Manuel Santos, qué cinismo y que no nos venga a meter los dedos a la boca Iván Duque, es un gobierno con claros y evidentes tintes populistas de derecha generando crisis para luego ofrecer soluciones y mostrarse como salvadores, una de las tácticas de manipulación mediática de los gobiernos que tanto menciona el lingüista Noam Chomsky, además de que con el incremento del I.V.A., la reforma tributaria y el Plan Nacional de Desarrollo PND, exenciones tributarias a las empresas, van a reducir el salario mínimo así como la pensión y aumentar los precios de productos de la canasta familiar para que nadie alcance a comprar nada y el salario mínimo pierda poder adquisitivo de compra.

Hacemos un llamado a la clase obrera en este día y a los trabajadores para que se alineen en defensa de los acuerdos de paz y en especial defensa de la Jurisdicción Especial de Paz J.E.P. porque el gobierno de la extrema derecha del partido Centro Democrático con toda su bancada en el congreso en cabeza del presidente del senado, Ernesto Macías, van a hacer hasta lo imposible en el senado y puedan aprobar con su voto las objeciones a la J.E.P. presentadas por Iván Duque si obtienen las mayorías en el senado, lo que quieren es desconocer pasando por encima violando una sentencia de la Corte Constitucional sobre la cual ya había fallado en esos puntos de la J.E.P., lo que quieren es retornarnos a la época más oscurantista y violenta que vuelva a haber guerra ya que rechazamos las armas como instrumento de política, manipulando las instituciones cooptándolas para que haya impunidad y nunca se esclarezcan los vínculos de la clase política en connivencia con miembros de las fuerzas militares implicados en los mal llamados “falsos positivos”, un eufemismo para referirse a las ejecuciones extrajudiciales de gente joven inocente que fueron engañados por promesas de mejores condiciones de trabajo haciéndolos pasar por “subversivos dados de baja en combate”, por las víctimas de desplazamiento forzado de sus territorios como los campesinos e indígenas que fueron despojados de sus títulos de dueños de sus tierras por terratenientes y latifundistas por paramilitares. Apoyamos la Minga Indígena en la defensa de sus territorios ancestrales que les deben promesas de acuerdos de hace 20 años de 1999 porque el subpresidente Iván Duque lo que va a hacer es entregar títulos mineros e indiscriminadamente licencias ambientales a multinacionales para que les exploten el suelo con mercurio y otros químicos que afectarían gravemente sus ecosistemas y los ríos acabando toda flora y fauna existencia, lo mismo que la fumigación con glifosato en los cultivos de los campesinos, mutando genéticamente los cultivos de los alimentos que los campesinos necesitan vender de su producción, afectando seriamente la salud humana, pues está comprobado científicamente que el glifosato es cancerígeno; no como el Ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien dice cínicamente que el glifosato hace lo mismo que el café.

Rechazamos la descarada injerencia e intromisión de Iván Duque y de los Estados Unidos en cabeza de Donald Trump en los asuntos internos de Venezuela, a quienes le corresponde decidir sobre el gobierno de Venezuela, son los mismos venezolanos, porque a través de sus intereses imperiales EE.UU. tiene una intención más allá de derrocar el gobierno de Nicolás Maduro que es constitucional, pero con el cual tenemos diferencias políticas en su modelo económico y producción que puede recibir todas las críticas en materia económica, política y social, es que EE.UU respete el principio de su soberanía nacional y de la libre autodeterminación como pueblo. Llamamos también a una convergencia de frente con todas las fuerzas democráticas y de izquierda en estas elecciones de autoridades locales del 27 de octubre de 2019 para elegir candidato alternativo a la gobernación de Risaralda, alcaldías de Dosquebradas, La Virginia, Santa Rosa de Cabal y otros municipios, a la asamblea departamental, al concejo, a ediles de Juntas Administradoras Locales J.A.L. para unir todas las fuerzas un candidato a la alcaldía de Pereira que esta vez sí tiene posibilidad de contrarrestar la hegemonía del poder político local de quienes se han venido amangualando desde siempre que ven a la administración como una caja mayor para saquear el erario y seguir con sus política de los candidatos del continuismo de los partidos tradicionales que se camuflan en candidaturas “independientes” a través de recolección de firmas. Que este frente amplio para las elecciones de autoridades locales del 27 de octubre de 2019 obtenga grandes triunfos sea la antesala de las elecciones presidenciales del 2022 una alternativa de poder real que conquiste la presidencia de la de Colombia.

Recordemos además que Pereira hace 10 años en el 2009 llegó a ocupar el primer lugar por haber sido la ciudad en todo el país con el mayor índice de desempleo con un 21% por encima del promedio nacional que era del 17%. Actualmente la ciudad sigue con muchos desempleados contando el empleo informal o el rebusque, en especial jóvenes que recién egresados de las universidades que por falta de experiencia no pueden ingresar al mercado laboral, esto exige que se demanden políticas públicas en la ciudad para contrarrestar el desempleo en los jóvenes. Apoyamos también a los estudiantes de universidades públicas como la Universidad Tecnológica de Pereira UTP y del SENA a través del Consejo Nacional Superior Estudiantil de Colombia CONSEC por la defensa de una educación pública, científica y democrática.

Para finalizar como Partido del Trabajo de Colombia PTC regional Risaralda, hacemos un llamado a la solidaridad con nuestro Secretario General del PTC, Marcelo Torres, líder del movimiento estudiantil de 1971, quien fue alcalde de Magangué entre 2012-2015 por el Partido Alianza Verde, departamento de Bolívar, que a través de un frente amplio de coalición y con fuerzas progresistas y de izquierda, pudo derrotar a los poderes mafiosos de la empresaria del chance, Enilse López, alias “La Gata”, quien fue condenada por vínculos con paramilitarismo, mafia, asesinatos y que ahora está en casa por cárcel. No le perdonan a Marcelo Torres haber tenido la osadía de arrebatarles la alcaldía de Magangué en el santuario del paramilitarismo, todo un burdo montaje en una falsificación de su firma para la ejecución de unos contratos para unos programas alimentarios escolares de primera infancia, para lo cual su vida no tiene garantías en la cárcel de Magangué, se le tiene privado injustamente de su hijo menor de 8 años. Destacamos que quizá por ello su nombre estuvo entre los 45 mejores alcaldes del país en la lista escogida por la Fundación de la Revista Semana, y fue situado en el tercer lugar a nivel nacional entre los alcaldes de municipios de hasta medio millón de habitantes, saneando las finanzas de la ciudad.

David A. Córdoba Guevara

Juventud Patriótica - PTC

Pereira, Risaralda

1 de Mayo de 2019