Codensa: ¡Se le fueron las luces!