Ante la catástrofe global: rescate de lo público y de la solidaridad