¡Qué cese la arremetida contra Petro!